lunes, 16 de febrero de 2009

... de rubias, conformismo, demencia y golpes en la cabeza.

Vuelvo a Getafe en el bus. Hay dos tías a mi izquierda hablando-cotorreando a un volumen un pelín alto para mi gusto, aunque en realidad no me molesta. Deshecho la tentación de cotillear la conversación y saco el iPod, me queda poca batería. Pongo el modo aleatorio, pero no sale ningún tema que converja con mi estado de ánimo hasta que empieza a sonar The Outsiders de Franz Ferdinand, entonces saco un papel y un boli del bolsillo interior de mi chaqueta y empiezo a escribir apoyado en mi ejemplar de Escoria, embelesado con la sensación de poder que supone el hecho de escribir acerca de las dos rubias de aquí al lado sin que ellas puedan saberlo… menuda gilipollez. La tía que está en el lado del pasillo tiene unas piernas nada despreciables debajo de esas madias oscuras. Ahora suena Mi Matadero Clandestino de Los Piratas y se me va un poco la pinza y me siento como Spider Jerusalem, aquí “escribiendo en vivo y en directo”.
Hoy es lunes, y por tanto vengo del cine. La peli de hoy no ha sido nada del otro mundo, pero sí que tiene un par de ideas interesantes… estamos llegando, la rubia de las piernas ha pulsado el botón para solicitar la parada ahorrándome a mí el esfuerzo. Cuando el autobusero gira a la izquierda para tomar la Avenida de Aragón, me levanto de mi asiento, golpeándome en la cabeza con una de las barras horizontales que recorren el autobús de lado a lado, quedando como un imbécil delante de las periquitas y arruinando así mi imagen de tipo intelectual misterioso. Un vistazo más detallado a las tías, unido a su tema de conversación me dice que tampoco ha sido ninguna tragedia… la primera idea con la que me he quedado en la peli, es la contraposición Aspiraciones Vs. Conformismo. Apasionante. En serio. Es jodido pelear por tus aspiraciones cuando ya tienes algo que hace que tampoco estés mal del todo, ¿no?, es decir, es jodido. A veces a uno le gustaría estar totalmente desesperado para no tener nada que perder e ir a por todas con una venda en los ojos y sin que nada te importe una mierda. Empezar de cero. Jugártela. Tratar de hacer realidad tus sueños, en todas las facetas de la vida: amor, sexo, amistad, familia, trabajo, sexo… quiero decir, hacer de la ambición el incentivo que haga que nos levantemos por las putas mañanas, marcarnos unos objetivos y ser conscientes de que fracasaremos muchas veces, pero que merecerá la pena si conseguimos algo. Pero el yang de este yin se encuentra en la cruel realidad, ligada estrechamente en la película con el conformismo. Es una idea que consiste básicamente en ser consciente de tus limitaciones, en aceptar que no merece la pena complicarse la vida con sueños imposibles y que lo más sensato es tratar de disfrutar al máximo con lo que ya tienes, cosas que sabrías apreciar si no las tuvieras. Tratar de minimizar al máximo esa maldición del ser humano de no conformarse con nada, de crearse necesidades que jamás serán satisfechas plenamente porque el ser humano es insaciable por naturaleza, así que no tiene sentido pensar que las cosas pueden mejorar modificando el entorno… según este concepto, la felicidad sería hallada mediante la adaptación al medio de nuestro “yo” interno; es decir, comernos los mocos.
Otra idea expuesta en la película, y para mí el mayor acierto del guión, es un tema que curiosamente ya traté en una entrada anterior. Se trata del papel de la locura. El ambiente de la película nos transporta a un mundo subyugante, donde los caminos están marcados de antemano y donde cualquier incursión fuera de los raíles es tildada de insensatez, de simple puerilidad. Pues bien, a lo largo de la narración se nos presenta la locura como un elemento no contaminado por la funesta carga de los principios subyugadores de una sociedad regida por el orden familiar tradicional; la locura no es insensatez, sino que representa los valores de la verdad y el sentido común por encima del ruido de lo conveniente, de lo sensato.
Y ya está por hoy. Lo dejo ahí flotando…

10 comentarios:

Little Marta dijo...

jo tio, a mi de nuevo si que me dejas flotando. La peli es revolutionary road?? por casualidad? A mi tambien me parece que las aspiraciones nunca se deben de perder, para todos es muy dificil dar ese paso que te lleva a conseguir algo que has esperado pero con la incertidumbre de que nos esperara mas alla. Ya se sabe "mas vale lo malo conocido..." (yo con mis refranes ya sabes) jeje

Besos grandes y continua asi!

Soirark dijo...

Acertaste con la peli Little... qué complicado es todo este rollo de las aspiraciones... comida de coco. Comida de mocos.

Besos.

Tahur dijo...

ser feliz amigo mio, al fin y al cabo todo se reduce a eso, buscar a esa prostituta esquiva que es la felicidad y agarrarla fuerte... que te voy a decir que no sepas ya... la humanidad tiene esa maldicion y para cada generacion (con dos dedos de frente) sera peor, se nos dice que somos los mejores, que podemos con todo, se depositan en nuestros hombros tantas esperanzas que cuando tan solo eres normal, suele ser decepcionante, que feliz seriamos si como Baudelaire huyeramos a esos paraisos artificiales y pudieramos alli olvidar todo.
pero no desesperes, pues nadie es mediocre y nadie es normal, tu desde luego no lo eres, y tienes a un monton de amigos (buenos amigos que eso si es digno de admiracion, ¿no te parece?) que te diran lo mismo que yo. La ilusion y la desilusion nacen de uno mismo.
Salud.

Soirark dijo...

Hombre Tahur, cuanto tiempo... me alegra que te hayas animado a darte una vuelta por aquí. Oye ton, una cosa; por lo que comentas, da la impresión de que has interpretado que la entrada no es otra cosa que un nuevo ejercicio de autocompadecimiento o algo así, como si lo que he escrito reflejara en cierto modo algún aspecto de mi vida del cual no estoy muy satisfecho. Lo cierto es que esto no es así en absoluto. Simplemente se trata de unas notas acerca de las ideas, (llámalas filosóficas o como quieras) que he extraído de la peli en cuestión, mostrando las diferencias entre dos conceptos contrapuestos, "aspiraciones" y "conformismo", y analizándolos en un tono desenfadado y tal... lo digo por lo que comentas de que no desespere por sentirme un tipo mediocre y eso. Jamás me he sentido un tipo mediocre (o por lo menos no recuerdo haberlo sentido) y no estaba hablando de un problema concreto que yo tenga, sino que comentaba unas ideas bastante generales y aplicables a cualquier persona.
Perdón por la parrafada, pero es que me pone muy nervioso el ser malinterpretado, sobre todo teniendo en cuenta la fama EMO del blog. Cuando escribo algo que no es en ese plan, no me mola que la gente piense que sí lo es, no sé si me explico... me estoy liando un poco :)

En cualquier caso, Tahur, agradezco tus ánimos y me mola que me digas esas cosas tan guays. Afortunadamente mis amig@s son de puta madre, tú incluído...

Un abrazo.

CobolFreak dijo...

Pues yo no se porque tiene este Blog esa fama de EMO, porque el tipo que lo escribe tiene la risa mas sala y que mas sonrisas arranca a los que le rodean.

Soirark dijo...

Yo tampoco me lo explico joder... pero es lo que se rumorea por ahí :)

Topito dijo...

Pos yo si que habia oido algo parecido...pero vamos, que no veo el problema, porque los Emos son unos tipos entrañables.
Ademas este blog tiene esa merecida fama con razon, lo cual no le quita que vaya evolucionando y cambie de registro. Un blog es un diario, y obviamente ni todos los dias estamos superhappys ni todos super emos...simplemente este es un sitio donde poder expresarlo.
Yo no creo que seas un tipo mediocre, ni lamentable ni nada por el estilo, que disfrutas autocompadeciendote de la mierda de vida que llevas...los que te vemos en el dia a dia sabemos que eres un tio genial, tal vez no desprendas un buenrollismo arrollador tipo Cobol, pero porque no eres como Cobol. Eres Soirark joder, y eso es lo que nos encanta de ti.
Y nada, k me he liado tanto que tya no se muy bien que queria poner, que un besazo.

Tahur dijo...

claro tio... topito tiene razon, los que te conocemos, sabemos como eres y lo de emo es pa hacer la gracia, tu en todo caso serias todo lo contrario a un emo, pasas por diferentes rachas como todo el mundo y no, no seras tan happy como el puto cobol, pero tienes un humor acido y corrosivo que de vez en cuando en pequeñas dosis nos regalas y que nada tiene que ver con mi humor plasta... lo dicho que no te veo emo... de echo en los ultimos tiempos, te veo con un aire buen rollista, sera porque se acerca la primavera.

arith dijo...

El inconformismo no creo que sea una maldición, creo que es una manera que tiene la evolución de hacernos avanzar, si fuéramos conformistas por naturaleza no estaríamos aquí, para mi es lo contrario es una bendición, es una forma de desarrollo tanto social como personal.

Creo que lo más importante es mantener unos sueños, unas expectativas de futuro que te permitan avanzar como persona pero que sean realistas con tu situación, aunque quizá sueños un pelín utópicos no sean malos.

Como comentas la adaptación al medio es importante, pero adaptación no quiere decir sumisión, no creo que para adaptarse sea necesario olvidar tus aspiraciones.

Hombre, lo de la locura, no se que decirte la verdad, depende de lo que se entienda por locura. En muchas ocasiones personas con un coeficiente intelectual altísimo, son considerados locos, o dementes, el caso que a veces se confunde la locura con una forma diferente de entender la realidad, el mundo, etc . No se si te referías a esto...

Soirark dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices respecto al inconformismo, y la postura que defiendes es precisamente la que en la película viene representada por la locura, convirtiendo al loco en el personaje más cuerdo, ya que es el único que parece desprenderse de la carga que la sociedad pone sobre los hombros de los protagonistas, en forma de conformismo; la idea de que desear cosas solo puede traerte infelicidad.