viernes, 10 de octubre de 2008

Las Crónicas del Pájaro Gris. Episodio I: Un Mal Presentimiento.

"Aki observaba las danzantes líneas del hiperespacio a través del ventanuco de su camarote a bordo del Pájaro Gris. Le gustaba recluirse en privado durante los viajes. Era entonces cuando tenía tiempo para pensar, para reflexionar sobre lo que él definía como "las cosas importantes de la vida", cosas al margen de las misiones, al margen del Imperio… al margen de esta maldita guerra.
Al ver que la compuerta de su camarote ascendía con un sordo sonido hidráulico, su expresión pasó de la profunda reflexión al gesto severo que solía exhibir ante sus subordinados e iguales dentro de la jerarquía de la Alianza. La pequeña figura de su fiel androide astromecánico apareció por el umbral con un chirriar de ruedas.
-Capitán Torres- inquirió el robot con un matiz de urgencia en su voz metálica -tal y como me ordenó, le anuncio que restan dos horas para llegar al área de influencia del sistema Nar Noxis.
Aki se incorporó en seguida -gracias Wally, buen trabajo- dijo con una sonrisa de cordialidad.
Atravesó con precipitación el pasillo contiguo hasta llegar a la sala principal del Pájaro, donde se encontró de frente con la discusión que estaban manteniendo dos de los otros tres miembros de la tripulación. Prodipo, un tipo de carácter altanero, alto, moreno, de ojos oscuros como la inmensidad del espacio, tomaba la palabra en el momento en que Aki aparecía por la compuerta:
-Sí, sí, sí, ¿me vas a decir que en la academia te llamaban Relda "Aperitivo" Calter por tus habilidades de pilotaje? ¡venga ya!.
-Escucha,- Relda apretaba su puño derecho y clavaba sus ojos claros y enfurecidos en Prodipo- especie amorfa de rata wonk...
-Por favor, camaradas -interrumpió Aki- vuestras discusiones me divertían al principio, pero ya empiezan a convertirse en la causa principal de mis dolores de cabeza-. A continuación se acercó a la consola de la computadora de navegación, mientras Prodipo se giraba hacia él diciendo en tono burlón:-a sus órdenes capitán- mientras hacía entrechocar los talones en un teatral saludo militar.
Relda se dejó caer en uno de los sillones que rodeaban la holomesa que dominaba el centro de la sala.
En un rincón, casi imperceptible para el resto de sus compañeros, se encontraba el quinto miembro del comando. Xatugh Rundesert estaba sentado en el suelo, con los ojos cerrados en su habitual postura de concentración jedi. De improviso salió de su estado de trance: -tengo un mal presentimiento- dijo levantándose de pronto y acariciando el mango de su sable láser.
Relda giró su esbelto cuello en la dirección del joven padawan sin disimular su desgana -estamos navegando en el hiperespacio, no creo que eso vaya a ayudarte mucho en caso de que nos estrellemos- dijo observando el arma jedi que asumaba bajo la túnica negra.
Justo al pronunciar la última palabra se produjo una violenta sacudida en la cabina provocando que todos, exceptuando a Wally, pierdieran el equilibrio.
Tras unos segundos, Aki Torres se recuperó del golpe y se incorporó, mirando con expresión extraña por la ventana del muro de la sala, donde se divisaba un mar de estrellas con un fondo tan negro como los ojos de Prodipo -¡HEMOS SALIDO DEL HIPERESPACIO!- gritó mientras se precipitaba hacia la carlinga, seguido por Relda, que meneaba la cabeza con incredulidad -¡no puede ser, aún queda un buen rato para llegar a Nar Noxis!.
-Lo único seguro es que la nave ha reducido su velocidad drásticamente, muñeca- dijo Prodipo socarronamente, llegando en tercer lugar a la carlinga, donde Aki y Relda ya habían ocupado sus puestos a los mandos de la nave.
El sónar comenzó a parpadear acompañado de un pitido.
-No estamos solos- intervino Aki mientras comprobaba las lecturas del radar.
La voz de Xatugh resonó en la carlinga como la de un fantasma: -Algo nos ha interceptado y ahora viene a por nosotros.
Relda, desde el asiento del copiloto, tecleaba frenéticamente en su consola, para finalmente levantar la vista y señalar hacia el espacio, donde se comenzaba a distinguir la silueta de una nave con forma de flecha -Ahí tienes tu "algo" Rundesert- dijo con voz gélida -deben de haber utilizado algún tipo de pozo gravitacional.
Prodipo echó una mirada de soslayo al jóven jedi -siempre dije que tenías "un algo", amigo.
-Es un crucero Interdictor imperial- dijo Aki tratando de disimular su tensión -es lo que nos ha hecho salir del hiperespacio.
-¡Nuevas lecturas, capitán!- Relda volvía a examinar su consola, mientras el pitido del sónar se hacía cada vez más agudo -¡vienen cazas!
Aki se tensionó en su asiento -¡todos a sus puestos!- ordenó con aire sombrío."

Continuará...

Quisiera dedicar este primer episodio a las tres personas que crearon algunos de los personajes que aparecen en la historia (he modificado a alguno y tal... espero que no os importe) y a todos los que en alguna ocasión han copartido mesa conmigo en alguna loca aventura rolera, ya sea por el espacio, la Tierra-Media o algún otro universo imaginario.

Gracias a mi hermana (otra vez) por introducirme por vez primera en La Galaxia Muy Muy Lejana.

Y agradecimiento especial a George Lucas (je,je).

6 comentarios:

CobolFreak dijo...

hummm este Aki Torres siempre tan carismatico.

Que la fuerza te acompañe.
Xatugh Rundesert.

Topito dijo...

anda k vaya nombrecitos calzabais chavales.
La verdad es k lo pasabamos bien dandole al rol eh....aunk para mi siempre quedaran en la patata mis queridos "lanzaespadas" y el "esclavo de mierda"...
pero xk a estos no los conocí.

Que el lado oscuro te corrompa.

CobolFreak dijo...

AUTOPROMOCION - Inicio
"Ven al lado oscuro tenemos Mahou"
AUTOPROMOCION - Fin
ese es el eslogan de mi blog.

Soirark dijo...

La verdad es que vaya nombrecitos que les poníamos anuestros personajes... porque lo de Prodipo tiene delito jejeje. Pero son personajes que se han convertido en clásicos, como Kitster (alias esclavo de mierda), el famoso y único lanzaespadas o aquel Kender tan sampático que se dedicaba a fomentar el buenroyismo en los grupos de aventureros, descargando a los compañeros de los pesados objetos que solo entorpecían su marcha y ofreciéndose para guardarlos en su petate...

Topito dijo...

K majo aquel kender verdad????
Si es k era un encanto...

Topito dijo...

Por cierto, mira k prodipo tiene delito, xo para mi la palma se la lleva el mago Paprika....my goodness!