miércoles, 24 de junio de 2009

De Lágrimas y Modus Vivendi

Aunque apenas me haya dado cuenta de ello, mi vida ha cambiado. Uno podría pensar que el cambio de domicilio hacia la independencia ha debido suponer una variación radical en mi modus vivendi. No obstante, son los pequeños detalles los que me han hecho percibir el cambio, porque considero que, en lo fundamental, mi vida no ha cambiado tanto.
Uno de los detalles asociados a mi nueva situación ha sido el cambio en la elección del medio de transponte utilizado a diario para desplazarme al trabajo; básicamente he sustituido el autobús por el tren como medio de enlazar con el metro, así que ahora cada día paso por la estación de Getafe Centro para pillar la C-4 con dirección a Villaverde Alto (la semana que viene ya iré directo a Sol, ¡yuju!) y al pasar por la entrada de la estación me agencio un par de diarios gratuitos. Hoy he llegado al curro a menos cinco y he aprovechado para leer la columna que siempre cierra el ADN (en la de ayer, por cierto, citaban a Irvine Welsh) y me ha gustado tanto, que la he recortado y me la he guardado en la cartera. La columna hablaba de las lágrimas. De su función de humedecer la tierra baldía del alma, para que germinen nuevos brotes de esperanza... desde luego, es innegable que las lágrimas tienen cierta función liberadora, puede que a algunos les parezca un signo de debilidad, de derrota ante los avatares de la existencia. No lo sé, yo creo que las lágrimas pueden reconfortar en un momento dado y ser un buen método para purificar los males y tratar de recuperar la fuerza para afrontar los problemas por nosotros mismos cuando el mundo se desmorona a nuestro alrededor: "Sólo estamos solos cuando nos abandonamos a nosotros mismos" concluye la columna.
Supongo que una buena manera de no abandonarse a uno mismo consiste en adaptarse a los cambios y en tomar las decisiones más convenientes, venciendo miedos, asumiendo las circunstancias y soltando alguna lagrimilla... de vez en cuando.

4 comentarios:

Little Marta dijo...

ME alegro un monton por tu cambio pakito! yo te percibo mas feliz, o al menos mas liberado, es genial que creas que el cambio ha sido para mejor y que hayas decidido de una manera tan contundente hacerlo. Ves como no ha costado tanto?? si parece que fue ayer cuando lo hablabamos!!
Ahora no puedo imaginar una semana sin acoplarnos en tu casita jejeje!

Gracias por acogernos siempre!

"no abandonarse a uno mismo consiste en adaptarse a los cambios y de tomar las decisiones más convenientes, venciendo miedos, asumiendo las circunstancias y soltando alguna lagrimilla... de vez en cuando." ... me ha encantado esta ultima parte! ese es el concepto!! Animo!y muchos besos!

Soirark dijo...

Gracias Little, ya sabéis que me encanta que os acopléis en mi queo, aunque sea para vervídeosmusicaleshastalas3delamadrugadatotiraosyperracosentrecabezaditaycabezaditatocerveceaos...

Bss.

LaVito dijo...

Sí que es verdad que la gente lo ve como un signo de debilidad, pero no siempre es así, hay veces que sirve para eso que comentas, hacer una pausa y enfrentarse a los problemas con más fuerza y energía.

Esta bien lo de darse paseos de vez en cuando, yo lo haría si no llegara tan cansada a casa, pero me gusta pasear por la noche, se está a gusto.

Topito dijo...

Eso eso, viva el perreo generalizado en el sofa de paco, pes colaboration, series que no acaban nunca, series que no vemos nunca pero no hay nada mejor que hacer...
Y van a hacer 3 findes del huevo...

Por cierto Paco, ten cuidado con los paseos nocturnos ahora que tu barrio parece la zona 0, no vayamos a tener una desgracia...y sobre todo alejate de los tios tirados entre los matorrales...