miércoles, 20 de agosto de 2008

La conciencia de la conciencia

"Cada noche me enfrento a la necesidad de expresión exigida por lo más profundo de mi cerebro... la necesidad radica en un ansia casi incontrolable de expresar por algún medio todo aquello que ocupa mis pensamientos la mayor parte del tiempo. La creación de un blog me ha servido en cierto modo como medio de expresión, como válvula de escape. Hay veces que escribir para uno mismo no es suficiente, uno necesita saber que hay alguien al otro lado. El problema radica en que, cuando uno escribe siendo consciente de que hay alguien que pueda estar "escuchando", la libertad de expresión (en un sentido que va más allá de lo que se nos viene a la mente cuando pensamos en esta expresión) queda coartada por infinidad de movidas; y es que hay cosas que símplemente no puedes expresar
[Golfo está megatristón, entra en mi habitación con sus gemiditos habituales, el pobre; es el primer perro emo de la historia].



Siempre hay cosas que es necesario guardarse para uno mismo, aunque a veces sucede que tienes la necesidad acuciante de confiar en alguien... a mí me cuesta mucho expresarme cuando hablo de mí mismo, por lo general se me da bastante mejor escuchar a los demás, y a la hora de exponer mis pensamientos siempre tengo miedo de no ser comprendido o ser malinterpretado o que mi interlocutor no alcance a comprender lo que trato de expresar. La comunicación es algo tan complejo y a la vez tan necesario... Envidio a aquellos capaces de ser transparentes y mostrarse tal como son a los demás sin ningún tipo de complejo. A mí me cuesta bastante, pero aunque lo consiguiera, siempre hay cosas que uno preferiría dejar en el tintero. Y creo que todos, en mayor o menor medida tenemos nuestro lado oscuro que es tan necesario (o más) que la parte de nosotros que mostramos al exterior. Y es que uno llega a creer (con o sin razón) que el mundo puede no comprendrer lo que deseamos o incluso juzgarnos y condenarnos por ello. Es el miedo pues, quien limita nuestra libertad, el miedo a no ser comprendido, a causar malas impresiones o malas interpretaciones, cuando seguramente no se trate más que de paranoias, pero el valor a veces es un bien escaso y el miedo es el que gana la partida en la mayor parte de las ocasiones. Bueno, me estoy liando un poco y no son horas."

Para terminar, voy a poner una frase de José Ángel Mañas que he leído hoy en la novela Sonko95:
"... el arte como conciencia de la conciencia...".
Es una idea interesante que la expresión artística sirva al ser humano como medio para calibrar los conceptos de su propia conciencia.

Dedico esta entrada a todos aquellos que deseen lo inalcanzable; la infelicidad es un estado que implica que el opuesto exista... en algún lugar, esperemos.
Buenas noches.

10 comentarios:

Topito dijo...

Joer tronco, k profundo te pones a veces, aunque mola, esta bien reflexionar en voz alta a veces.
Completamente de acuerdo en que a veces no se puede decir todo lo que se piensa o se siente, pero en desacuerdo con que el miedo a ser incomprendido sea lo que lo limite. A veces es bueno guardarse cosas para uno mismo, cuando apetece contarlo se hace y punto, cualquiera no tiene porque ser el receptro apropado para cierta informacion no?

Por cierto, me encanta la foto de EMOGolfo!!

Soirark dijo...

Tienes razón, el miedo no siempre el el factor determinante a la hora expresar los pensamientos y el receptor del mensaje y las circunstancias pueden marcar una pauta más decisoria a la hora de comunicar. De todas maneras yo creo que en este caso, y en general en todos los ámbitos, cada individuo sigue unos mecanismos mentales personales y cada ser humano es un mundo. Aunque sigo pensando que el miedo puede salvarte la vida, pero también jodértela.

CobolFreak dijo...

la verdad que no os quito razon, pero yo creo que el pobre del perro del infierno (SoirarkDog) tiene esa carita por las chapas que le echas.

Soirark dijo...

Qué chapas le voy a echar yo...?

Topito dijo...

Los perros son como sus dueños joder. Dueño EMO, con musica emo todo el dia= PerroEMO

aeris16 dijo...

Yo creo que los seres humanos somos una contradición en nosotros mismos, decimos algo pero luego no hacemos caso de lo que decimos, pensamos algo pero hacemos lo otro, es normal dada esta contradición que tengamos un lado exterior y otro interior que no tiene por qué ser oscuro, sino simplemente interior...
En mi opinión te expresas bastante bien, clarito como el agua diría yo.. salvo cuando llevas unas cuantas cañas de más encima, claro, eso le pasa a todo el mundo... ;P

Soirark dijo...

No te creas, hay veces que con unas cañas de más uno puede estar más dispuesto a abrirse al resto y confesar lo inconfesable jeje... lo malo es cuando el alcohol ejerce su función depresiva y entonces es cuando la has cagado. Pero eso es otra historia.

Topito dijo...

De acuerdo con Soirark, con 2 cañas de mas hablas cosas k no quieres decir y peor aun, cosas k no deberias decir.
PD.Pasarlo bien en Edimburgo jodios...ya me decis si quereis haga de chofer desde el aeropuerto.

Anónimo dijo...

Pues yo creo que con dos cañas de mas pierdes un poquito ese miedo del que habla Soirark, y aunque puede que luego te arrepientas de lo dixo, creo que tambien puedes sentirte mas tranquila/o despues de haberlo exado fuera!

Topito dijo...

Tranquila/o si despues de exarlo fuera las cosas van bien, no cambia nada, no pasa nada.
Si la has cagado bien cagada xk confesando lo inconfesable no consigues nada positivo...no veo tranquilidad ni beneficio x ninguna parte.